La bicicleta, una alternativa necesaria y urgente para nuestro país más allá de la pandemia

Kely Alfaro / ACTIBICIMO

artículo publicado en: MOCICC https://www.mocicc.org/wp-content/uploads/2020/06/REVISTA-ECOS-MAYO-2020-2-1.pdf

Nuestros desplazamientos se han modificado para hacer frente de manera colectiva a la pandemia por el COVID19, poniendo el cuidado al centro de nuestras prioridades. Es en este marco de crisis global que se ha abierto el debate sobre la necesidad de implementar y fomentar una movilidad humana segura y sostenible que permita reducir el riesgo de contagio y a su vez reduzca la polución en las ciudades; se ha demostrado, que muchas afecciones preexistentes debido a contaminación del aire aumentan el riesgo de muerte por COVID19[i]; es decir, pensar en sistemas de movilidad no contaminantes frente a este escenario y el futuro es necesario y urgente. Es entonces que la bicicleta tiene un rol clave en este contexto y gobierno está decidido a impulsar el uso de la bicicleta a nivel nacional.

La bicicleta es el vehículo con mayor porcentaje de tenencia a nivel nacional (17.5%) frente a otros vehículos como el auto (10.9%), la motocicleta (10.1%) y la mototaxi (6.3%); estas tendencias varían en caso observemos Lima Metropolitana respecto a otras regiones. Asimismo, el Estado está promoviendo la “bicicleta popular” que mediante un subsidio facilitará la compra de éste medio de movilidad; sin embargo, no solo se deberá plantear en términos de infraestructura (kilómetros de ciclovías) y propiedad del vehículo (tenencia); sino también y sobre todo, en un sistema intermodal integrado de movilidad con dignidad; es decir segura y sin acoso, accesible y continua (posibilitando estacionamientos y conexión en todos los territorios); con eficiencia energética y no contaminante.

Fuente: Encuesta Nacional de Hogares años 2015-2018, INEI. Elaboración propia

Bicicleta y Salud

La emergencia sanitaria es una oportunidad para transformar nuestra movilidad. Utilizar la bicicleta para nuestros desplazamientos asegura cumplir la distancia física sugerida por la Organización Mundial de Salud (OMS)[ii] para evitar los contagios por el COVID19, y asimismo permite fortalecer el sistema inmunológico y favorecer la convivencia en la ciudad; es así que muchos países como Perú, Alemania, Italia, España, Países Bajos, Colombia, Ecuador, Chile; China; entre otros, han declarado priorizar este medio en sus principales ciudades o capitales en incluso todo el país y construir o habilitar ciclovías temporales y permanentes. En Berlín se han planteado con 10 km adicionales de ciclovías, en Milán 35 km adicionales de ciclovías, en Quito 62.7 km adicionales de ciclovía, en Nueva York 120 km adicionales de ciclovías, en Bogotá 117 km adicionales de ciclovías, en París 650 km adicionales de ciclovía. En Lima Metropolitana se han planteado 301 km totales de ciclovías, aproximadamente 75 km adicionales de ciclovías y mejoras en 226 km de ciclovías prexistentes.

Bicicleta y Seguridad:

No se puede pensar la bicicleta como un medio de movilidad desarticulado; es por ello que la educación vial, reducción de velocidades y planificación es fundamental a fin de plantear la convivencia vial. Considerando las estadísticas del Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) en nuestro país, cada seis minutos ocurrió un accidente en el año 2017, ese mismo año murieron 2826 personas víctimas de accidentes de tránsito fatales (es una aproximado de entre siete a ocho personas que perdieron la vida cada día en la red vial de nuestro país), el 72.5% de éstos accidentes son principalmente en avenidas (54.8%) y calles y jirones (17.8%)[iii]; por ello es fundamental una mirada global del sistema de transporte.

Bicicleta, Accesibilidad y Continuidad:

Actualmente solo se cuenta con información pública de las ciclovías de Lima Metropolitana y el Callao; a febrero del 2020 se registraron 227.5 Km de ciclovías aproximadamente; considerando El Callao, éstas suman 253.3 Km; las ciclovías bidistritales (ciclovías donde es ambigua la delimitación distrital) suman 4.8 km; sin considerar éstas últimas en Lima serían 222.7 kilómetros de ciclovías. Los ciclodías, rutas con fines recreativos habilitadas solo los domingos para las y los ciudadanos en algunos de los distritos de Lima, suman 10.16 Km disponibles para la movilidad en bicicleta[iv].

Solo en 22 distritos de Lima se registran ciclovías, no todas en buen estado. En promedio son 10.12 km y una mediana de 7.71 km por distrito que cuenta con infraestructura ciclista; estos datos consideraron solo los distritos donde existen ciclovías; si consideramos todo Lima, estos datos se reducen significativamente, a razón que son 21 distritos con cero kilómetros de ciclovías registradas a febrero de 2020[v].

Kilómetros de ciclovías y densidad poblacional. Elaboración propia en base de información recopilada por Irvin López Narva

Actualmente se plantea una red de ciclovías; es decir articular ciclovías, tal como se muestra en la propuesta de la Autoridad de Transporte Urbano de Lima y Callao.

Para la conectividad se requiere que las ciclovías se articulen con espacios donde las personas nos aprovisionemos de bienes y servicios en la ciudad; es decir, mercados, hospitales, postas médicas, zonas comerciales, bancos, comisarías, espacios laborales, educativos y espacios recreativos; así como también la interconexión con el transporte público. Para lo cual es fundamental implementar estacionamientos.

Si bien Lima incrementará la cantidad de kilómetros de ciclovías; está por debajo de muchas capitales o ciudades de importancia de Latinoamérica.

Elaboración propia

Bicicleta, eficiencia energética y sostenibilidad:

El uso de la bicicleta necesita solo energía humana, que es no contaminante. En el marco del cambio climático utilizar transporte mediante vehículos de no combustión es prioritario; a razón que el subsector transporte (que se encuentra en el sector energía) supone el 9.6% [vi]del total de los gases de efecto invernadero (GEI) de nuestro país superando a los sectores: Procesos Industriales y Desechos. Y en los últimos catorce años se ha incrementado en un 76%.

Fuente: MINAM. Elaboración propia

Promover el uso de la bicicleta es promover la sostenibilidad; de hecho, se vincula con el cumplimiento de por lo menos siete de los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), suscritos por el Perú en el 2015. Garantiza una vida saludable (ODS3), contribuye a la equidad de género y libertad de desplazamientos en los territorios (ODS5), es una energía renovable humana, limpia, no contaminante (ODS7), puede impulsar la economía local y la dotación de empleo en la fabricación, producción y mantenimiento de las bicicletas; así como la vinculación del sector productivo con el ambiente (ODS8), promover el uso de la bicicleta es invertir en infraestructura verde; es decir, desarrollar infraestructura resiliente para territorios sostenibles (ODS9); es lograr ciudades sostenibles, seguras e inclusivas (ODS11); es tomar acciones concretas y urgentes para combatir el cambio climático (ODS13).

Composición: Bicicleta más allá de la pandemia.
En la foto: Yoshida Eto obstetra peruana yendo a trabajar. Fuente: Dirección Regional de Salud Piura. Elaboración propia

Hoy la movilidad es responsabilidad de todas y todos a nivel individual y colectivo; desde nuestros barrios; las instituciones públicas y privadas y desde la academia. Usar la bicicleta a favor del cuidado individual y colectivo va más allá de la pandemia; es incorporar lógicas de movilidad sostenible dentro de nuestra responsabilidad territorial a favor de la vida, es asumir un rol activo como seres que somos parte de un ecosistema, a favor del desarrollo sostenible y carbono neutral en nuestro país. Es por ello que se hacen necesarias políticas públicas que favorezcan el bien común y pongan a disposición no solo infraestructura resiliente y verde en nuestras ciudades (como son las ciclovías); sino que además favorezca la articulación con bicicletas públicas en un mismo sistema de transporte público interconectado que reconozca y promueva la intermodalidad (considerando un mismo sistema de pago con reducción de tarifas por interconexión en periodos de tiempo no menores a 45 minutos), que incluya equipamiento que posibiliten el transporte de bicicletas en el sistema de transporte público. La bicicleta es una alternativa necesaria y urgente para nuestro país, en la pandemia y más allá de ella, que posibilita la convivencia.


[i]  Wu, X. Nethery, R. Sabath, B. Braun, D. Dominici, F. (2020) Exposure to air pollution and COVID-19 mortality in the United States: A nationwide cross-sectional study. Harvard T.H. Chan School of Public Health. Doi: https://doi.org/10.1101/2020.04.05.20054502

[ii] Fuente: Organización Mundial de Salud. Fecha de consulta 10/05/2020. Link: https://bit.ly/3cSrGAO

[iii] Alfaro, K. (2019). ¿Competencia vial o convivencia vial? Ordenanzas sin sentido. Wayka. Link: https://bit.ly/3bRwpCL

[iv] Estos datos han sido trabajados por Irvin López Narva, quien mantiene actualizada de manera colaborativa un mapeo de las ciclovías y se puede acceder mediante este enlace: https://bit.ly/3bkPzAv

[v] ACTIBICIMO (2020) Movilizarnos en bicicleta: Una alternativa: sostenible, necesaria y urgente. Datos para la toma de acciones. Link: http://www.muevete.pe/

[vi] Fuente: Inventario de Gases de Efecto Invernadero del Ministerio del Ambiente. Fecha de consulta 11/05/2020. Link: https://bit.ly/3dAlWvR

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment